Dirección General / Rectoría

CARTA A LA COMUNIDAD EDUCATIVA

Apreciados padres de Familia:

Nadie duda hoy, que la pandemia trajo muchos cambios en nuestras vidas. Aún no termina y seguimos viviendo en medio de la incertidumbre y de múltiples aprendizajes.

A nivel familiar, reacomodamos espacios en casa para nuestra convivencia y para responder desde la virtualidad con el trabajo y el estudio de nuestros hijos; Así las cosas, el Colegio y el hogar se convirtieron en el mismo lugar, modificando rutinas, hábitos y formas de relacionarnos.

A nivel institucional, nos permitió innovar y aprovechar un sin fin de herramientas, plataformas y aplicativos que vinieron a enriquecer las formas de trabajo de los docentes para el disfrute del aprendizaje de los estudiantes. La tecnología llegó para quedarse y para seguir aportando a la práctica pedagógica de los maestros; tarea que todavía continúa.

Esta situación también ha logrado algo maravilloso: por primera vez en la historia de la educación, permitió algo que en las instituciones educativas no habíamos conseguido: construir una verdadera comunidad educativa y trabajar en equipo. Los padres se involucraron más en la formación de sus hijos, en el trabajo de los docentes y en las diferentes actividades desarrolladas por el colegio. Así mismo, hubo más cercanía de los docentes al entorno familiar y esto fue generando un ambiente y unas condiciones ideales para configurar un equipo con el mismo propósito: La formación integral de nuestros estudiantes.

Esta es una gran noticia, mejoramos la comunicación y el diálogo se convirtió en una alternativa para llegar a acuerdos y alcanzar mejores procesos de aprendizaje. Quienes más se han beneficiado son nuestros estudiantes, que también le apostaron a la virtualidad y se adaptaron rápidamente a los cambios.

Decía Winston Churchill, “si estamos juntos no hay nada imposible. Si estamos divididos todo fallará”.

 Los invito a continuar haciendo todos los esfuerzos necesarios para mantener el camino del diálogo y seguir construyendo lazos de afecto y cercanía. No hay problemas que no podamos resolver juntos.

Sigamos conjugando amor y sabiduría,

MAURICIO CABRERA SAAVEDRA

Rector