Aprendizaje Pautas

Cuando hacemos referencia a la crianza, hablamos acerca de cómo orientamos, instruimos, dirigimos a nuestros hijos (as), por lo tanto las pautas de crianza se caracterizan por ser un entrenamiento que se da a los hijos (as) a partir del conocimiento, actitudes y creencias que tienen los padres, convirtiéndose así en la primera historia de amor sobre la que se construye en gran parte la identidad del niño(a) y fomentando el desarrollo social.

Psicosocialmente, la crianza implica tres aspectos importantes:

las pautas de crianza, las prácticas de crianza y las creencias acerca de la crianza.

Por un lado las pautas tienen una relación estrecha con la normatividad y son los padres los encargados de darle significado. Culturalmente estamos llamados a realizar ciertas pautas de crianza, por otro lado, “las prácticas de crianza se ubican en el contexto de las relaciones entre los miembros de la familia donde los padres juegan un papel importante en la educación de sus hijos. Esta relación está caracterizada por el poder que ejercen los padres sobre los hijos y la influencia mutua (Bocanegra, 2007)».

Las prácticas de crianza, son el conjunto de acciones dadas por un proceso que se lleva con el tiempo, los padres tienen referentes culturales, familiares o sociales que les permite realizarlas bajo ciertos criterios.

“En consecuencia, son los padres quienes funcionan como agentes de socialización de sus hijos constituyéndose en el nexo entre el individuo y la sociedad. La familia socializa al niño permitiéndole interiorizar normas, valores culturales y desarrollando las bases de su personalidad”

En resumen, queremos hacer énfasis en la necesidad de la educación familiar, en la validez de las prácticas de crianza positivas que le permitan al niño (a) desarrollarse en un ambiente socialmente aceptable, con criterios definidos, con coherencia, siendo este proceso un factor determinante en ese proceso de adquisición de aprendizajes y disciplinas que le permitirán un mejor desempeño en cualquier faceta de sus vidas.
Puede ayudar:

  • Tener autocontrol de las emociones, pues no debemos olvidar que somos la autoridad en casa y el ejemplo a seguir.
  • Ensenar rutinas.
  • Establecer normas claras y constantes.
  • Mantener un buen diálogo, pasar tiempo de calidad, saber escucharlos y mostrar afecto por ellos.
  • Tratar de ver o enfocarse siempre en lo positivo.

Explicarles las consecuencias de sus actos, ellos deben aprender y deben comprender el porqué de sus decisiones.