Una Mirada desde Psicología

APRENDIENDO CON LA AYUDA DE MIS PAPITOS

Apreciados papás, los invitamos a tener en cuenta las siguientes recomendaciones, las que sin duda les ayudarán en el ejercicio de cimentar hábitos familiares:

  • Hacer que el niño(a) lave sus manos antes de comer.
  • Incluir al niño (a) en las tareas de casa como por ejemplo, poner la mesa (poner las servilletas, los platos, etc.) darle pequeñas responsabilidades todo adecuado a las posibilidades de su edad.
  • Establecer siempre el mismo horario de comida.
  • Comer, en la medida de lo posible, toda la familia junta.
  • Evitar, en la medida de lo posible, que el niño(a) coma viendo la T.V .
  • Fomentar el diálogo entre la familia, preguntándole al niño (a) que ha hecho durante el día y que tal está, en la misma medida que lo hace cada quien.
  • Buscar que el (la) niño(a) adquiera poco a poco el hábito de comer solo, facilitándole los utensilios adecuados a su edad (cuchara, tenedor…) y el cuchillo (cuidado, dependiendo de la edad del niño) siempre supervisado por el adulto. Evitándole darle de comer.
  • Evitar que el niño(a) se levante de la mesa hasta que no haya acabado de comer.
  • Una vez que ha comido, enseñarle a reposar unos minutos, antes de iniciar otra actividad.

 

¿Y las Tareas?

En esta actividad deberá estar el adulto con el (la) niño(a) hasta que por sí mismo (a) haya adquirido el hábito de cumplir con los deberes escolares. Aun así, esta actividad una vez adquirido el hábito, deberá continuar siendo supervisada por el adulto.

  • Es recomendable cumplir con los deberes todos los días a la misma hora.
  • Primero trabajar con una asignatura que le gusta al niño.
  • Luego descansar 5 minutos.
  • Después trabajar con una asignatura que no le gusta al niño(a) o tiene mayor dificultad.
  • Seguidamente descansar 5 minutos.
  • Posteriormente trabajar con una asignatura que le gusta al niño(a) y así sucesivamente.

 

Preparar la maleta del niño(a), con todos los materiales necesarios para el siguiente día (cuadernos, libros, lápices, pinturas, agenda escolar, etc.). El niño(a) es quien tiene} que preparar sus cosas para adquirir responsabilidades, pero los adultos debemos supervisar esta actividad.

La merienda del niño(a) se le dará sobre las 5 o 6 de la tarde, esto puede ser antes o después de hacer las tareas. Es recomendable que los niños consuman además, una porción de fruta o verdura ya que se crea el hábito de comerlas, esto se le alternará con platillos variados y jugos, evitando en la medida de lo posible todo tipo de galguerías (paquetes)

Una vez que el niño(a) ha comido y ha hecho sus tareas, es entonces cuando podrá ponerse a jugar, (primero tiene que cumplir con sus pequeñas responsabilidades y una de ellas es estudiar). Luego podrá jugar, ver la televisión, etc, hasta que llegue el momento de comer algo sencillo antes de dormir, un vasito de leche calientica, etc., se cepillará los dientes, irá al baño, estas actividades tienen que estar supervisadas por el adulto.

Una vez que el niño(a) está en la cama se le puede leer un cuento para que ejercite la creatividad e inicie el sueño plácidamente. Es aconsejable que el niño(a) se acueste todos los días a la misma hora. Y que duerma entre 10 y 11 horas diarias los niños menores de 6 años, luego esas horas de sueño van disminuyendo. Los (las) niños(as) tienen que descansar para guardar energía para el día siguiente. El adulto debe propiciar en el (la) niño(a) el acostarse pronto. Los niños(as) deben estar acostados antes de las 9 de la noche. Se evitará que el (la) niño (a) vea la TV por la noche. (No es aconsejable tener TV en la habitación del niño, play-station, etc.)

Agradecemos su valioso aporte en el acompañamiento de estas actividades, pues con su apoyo, compromiso y constancia logramos que día a día en nuestros niños(as) germine la semilla de los valores, la responsabilidad y el amor por el saber y el aprender.

Dar clic en la imagen