Dirección General Rectoría

NUESTRA TAREA COMO INSTITUCIÓN

 

La apropiación del Horizonte Institucional es una tarea que atañe a todas las personas que forman conmigo parte de la comunidad y que se identifican con los principios y valores que predicamos.

Si observamos nuestra misión, trae consigo el anhelo de formar niños, niñas y jóvenes equilibrados y justos en su actuar, expresado en los siguientes términos:

“Impartir a la comunidad educativa una formación integral que propicie la relación equilibrada entre la fortaleza de espíritu y la sensibilidad humana, para que en estrecha relación con la permanente construcción del conocimiento y una visión intercultural a través del dominio del inglés; garantice la educación de los niños, niñas y jóvenes quienes actuarán en beneficio propio, de su entorno y de la sociedad”.

Para ninguno de nosotros es ajena la necesidad de formar personas que equilibren en su actuar la fortaleza de espíritu con la sensibilidad humana, la fortaleza de espíritu trae consigo el arraigo de un carácter recio, capaz de diferenciar entre lo bueno y lo malo, entre lo que conviene y lo que no conviene, dispuesto a guiar la opinión antes que a seguirla, con la mirada en unas metas claras y la disposición en el cumplimiento de los compromisos adquiridos, dispuestos a la novedad y al cambio, crédulos en una firme racionalidad y seguros de actuar conforme a sus principios y valores antes que adoptar aquellos que satisfacen a los otros.

Ese es el ideal que nos inspira y que nos impulsa al formar a cada niño, niña o joven que llega a nuestras aulas, pero de poco serviría incentivar esa fortaleza de espíritu sino está acompañada de la sensibilidad humana, la primera sin la segunda, formaría personitas recias, desligadas quizá de toda humanidad, la sensibilidad, en efecto, busca equilibrar la fortaleza del espíritu, aderezando lo propio del ser humano, la capacidad de sentir, de poner el corazón en cada acción, de voltear la mirada hacia aquel que sufre y tener esa misma capacidad para comprenderlo e ir en su ayuda, equilibrar la fortaleza de espíritu con la sensibilidad humana es una de las grandes necesidades de todo ser humano y de toda comunidad.

La fortaleza de espíritu sin la sensibilidad humana nos hace alejados de lo que debemos ser como seres humanos, seres unidos por el corazón a más de la razón.

No restemos esfuerzos para formar a nuestros niños y niñas bajo nuestra mirada concordante entre familia y colegio, si desde años acuñamos la frase que el colegio es nuestro segundo hogar, no olvidemos que nuestro hogar es nuestro primer colegio.

Henry Cabra Camacho

Rector

Olimpíadas Colombianas de Ciencias

Olimpíadas Colombianas de Ciencias

En el mes de marzo nuestro colegio tuvo la oportunidad de participar con estudiantes de grado séptimo, octavo y noveno en la Prueba Clasificatoria de las XXV Olimpiadas Colombianas de Ciencia organizadas por la Universidad Antonio Nariño. Treinta y siete estudiantes clasificaron a la Ronda Selectiva, de los cuales, María Daniela Becerra del grado séptimo, Valeria Serrano y Gabriela Pinto de grado noveno, fueron merecedoras de un diploma otorgado por la Universidad debido a que sus puntajes fueron los mejores dentro del colegio en la prueba. Estas estudiantes también lograron ubicarse dentro de los 100 primeros mejores puntajes a nivel nacional en dicha prueba.

Esta es nuestra tercera participación y nuestro propósito es seguir mejorando cada año.